Movilizaciones 7/11/2020

7 DE NOVIEMBRE: MOVILIZACIONES UNITARIAS POR TODO EL ESTADO

NUESTRAS VIDAS IMPORTAN MAS QUE SUS BENEFICIOS

NO PAGAMOS ESTA CRISIS, UNA SALIDA CON JUSTICIA SOCIAL, ECOLÓGICA Y LIBRE DE VIOLENCIAS MACHISTAS

Hace meses que, cientos de Organizaciones, Colectivos y Plataformas, venimos trabajando en la construcción de una respuesta de la Clase Trabajadora y de la mayoría social, ante el rumbo que están tomando los acontecimientos con motivo de la pandemia por el coronavirus y de la crisis económica y social consecuente.

Una vez más, los poderes económicos y mediáticos, con sus tentáculos en las distintas instituciones y gobiernos, están consolidando su hoja de ruta para volver a salir indemnes de esta situación y hacer recaer todo el peso de las consecuencias económicas y sociales sobre la clase trabajadora y las personas más desfavorecidas, poniendo en primera línea de las prioridades sacar oportunidad de la crisis, obviando cualquier criterio de justicia social y medioambiental, y condenando a millones de personas al sufrimiento durante mucho tiempo.

Las grandes empresas han seguido lucrándose pese a anunciar a bombo y platillo las pérdidas que podían suponer las restricciones. Para ello no han dudado en parasitar lo público sin rubor para nutrir sus beneficios a costa del sufrimiento de las trabajadoras. Tampoco les ha temblado el pulso a la hora de posicionarse los primeros en la fila para recibir los fondos públicos. Mientras, la patronal y los poderes económicos se reúnen en foros y seminarios con el objetivo de articular e imponer a los gobiernos, los criterios políticos para que, una vez más, el peso de las consecuencias de la pandemia recaiga sobre nosotras.

Hasta el momento, se han venido convocando movilizaciones específicas reivindicando imprescindibles cambios en las políticas en materia de sanidad, educación, vivienda, dependencia, residencias, pensiones, redistribución de rentas o modelo de estado, y también por conflictos específicos en sectores de la producción o en empresas concretas.

Creemos que ha llegado el momento de unificar todas esas luchas en torno a una movilización unitaria de impugnación global de la situación:

 

  • En defensa de los Servicios Públicos (Sanidad, Educación, Servicios Sociales, Dependencia, Residencias, Transporte, Energía, etc)”
  • Por un ingreso incondicional y suficiente para todas las personas.
  • Por una salida a la crisis con justicia social y ecológica.
  • Vivienda por derecho, rescatemos personas, no capital.
  • Por unas pensiones dignas para todas las personas, con un mínimo de 1084 € y blindadas en la Constitución.

Porque es hora ya de que la Clase Trabajadora y la mayoría social deje claro que no estamos dispuestas a volver a pagar la crisis generada por el coronavirus, con nuestra salud, con nuestros derechos, con nuestras condiciones de vida, con nuestro territorio, el día 7 de noviembre tenemos que demostrar con firmeza nuestra voluntad de lucha y resistencia.

Porque exigimos la potenciación de la sanidad pública con la contratación indefinida de profesionales de la sanidad en todos los ámbitos y responsabilidades, tanto de personal sanitario como de personal auxiliar y administrativo, junto con la eliminación de los conciertos y de la externalización de la gestión.

Porque exigimos la contratación indefinida de personal docente en todos los ámbitos de la educación pública, para bajar las ratios de alumnado, así como de personal auxiliar y administrativo que garanticen la máxima seguridad del alumnado y profesorado, junto con la eliminación de los conciertos y la internalización de servicios.

Porque exigimos la contratación del personal necesario para gestionar los Servicios Sociales y prestar una atención más rápida y de calidad a las personas más desfavorecidas.

Porque exigimos la gestión pública de las Residencias de Mayores, dotándolas de un mayor número de profesionales de todo tipo para asegurar una atención digna y completa a nuestros mayores.

Porque exigimos una mayor dotación de personal en Atención a la Dependencia, siempre contratadas por las distintas administraciones públicas, que permita a las familias conciliar sus necesidades vitales con la atención a sus seres queridos en situación de dependencia.